viernes, julio 24, 2015

Fábrica de personajes (escribir)



Cuando tengo pensada la trama como bosquejo y la sinopsis está a medio hacer, creo que es el momento de crear a mis personajes que vivirán en mi mundo. Cuando pienso una posible historia,  los tengo ya en mente pero hay que darles vida, deben ser lo más reales posibles, así será como si los hubiéramos conocido, podremos hablar de ellos con soltura y no caeremos en el fallo de que el personaje mute o diga algo que no encaje con su perfil. Eso sucede cuando el personaje no está definido y se va armando a medida que se escribe. No está mal pero luego hay que corregir mucho el borrador y rehacer lo escrito donde el personaje pierde definición, de lo contrario, el lector puede sentirse confuso y suele volver a releer las primeras páginas y creer que esa mutación es importante para la historia. Al terminar de leer, el lector puede no entender el chiste, restarle una sensación de que quedaron cosas sueltas, sin contar. ¿Qué le pasó a esta chica que ahora dice eso? ¿No era que él era seguro? ¿Y al final por qué ella dijo eso si después hace otra cosa?  Los cambios en el personaje tienen que ser acordes a la historia.

         Un punto importante: nuestros personajes tienen que ser casi reales. Hay que evitar los estereotipos. ¿Qué son los estereotipos? Son imágenes armadas socialmente a las que apelamos de manera continua. Incluso, algunos de ellos se anclan en prejuicios. Si vamos a escribir una historia sobre alguien que roba, lo primero que nos viene a la mente es un latino, de piel oscura, que habla “mal”, se viste con gorra y se tapa la cara. En este estereotipo aparecen prejuicios sobre la pobreza, el lugar de nacimiento de alguien como estigma, el tipo de ropa, el color de piel, el status social. Si roba, nos dice el prejuicio, es que es pobre y maligno. Es muy fácil encontrar estos estereotipos en las series de televisión y en películas donde hay héroes rubios, de ojos claros, europeos contra villanos de piel oscura, latinos, traficantes. Si quieren más de personajes cliché, miren telenovelas.
Los estereotipos matan la creatividad, se oponen opuestos a lo creativo porque se apela a lo prefabricado.

A continuación le dejo una galería de personajes cliché y de cartón.



1.Erik. Súper guapo (no cabe duda luego de mirar la foto), valiente, temerario, cariñoso, emprendedor, musculoso, ojos verdes,  a quien todo le sale bien. Practica karate, boxeo, surf. Tiene una lista copiosa de ex novias, todas hermosas como él, todas exitosas. Con todas guarda hermosos recuerdos y se encuentra cada tanto. Es caballero y sensible. De más está decir, que es mejor amante que Casanova. Su cuerpo es macizo, sus músculos son marcados, sus ojos son rasgados.


2.Penélope. Siempre hermosa, delgada, de piernas largas y pechos turgentes, a quien los hombres miran y se flechan de manera automática. Todo lo emprende con éxito. Un modelo famoso está enamorado de ella, un cantante de rock le dedica sus canciones de amor. Ella hace dieta  y siempre viste a la moda. Entra en crisis si se le arruga la pollera pero no es una chica superficial. Lee filosofía y cultiva especies aromáticas en las macetas del balcón de su departamento. Es independiente y feminista. 



3.Rosita. Abuelita ternurita que prepara flancitos y budines. Lee a sus nietos y le cuenta cuentos. Habla en voz baja, casi en un susurro. Teje en invierno y usa mecedora. Siempre está aconsejando a sus nietos y enseñando lecciones valiosas.










4.John. Adolescente rebelde y huraño. Termina cada frase con un “andá a la mierda”. No le gusta estudiar, se viste de negro, pintó la habitación de negro, dice ser adorador del demonio. Cuando escucha música, lo hace a todo volumen. Los sábados, sale con amigos a clubes y vuelve borracho. Su habitación es un caos. Fuma como un escuerzo, bebe como una esponja y está todo el día deambulando por la casa emulando  los zombies que mata en la playstation. Usa aritos hasta en sus zonas erógenas.

¿Tenés otros para agregar?

En definitiva, que tus personajes no sean siempre bellos, ricos, exitosos y monótonos. ¿Cómo hago? Existen varias técnicas para desarrollar personajes. Cada uno tiene que elegir la que le resulte más eficaz y cómoda. Para la novela que estoy corrigiendo, usé collage y ficha de personaje, de las cuales hablaré en otro post para no extenderme tanto.

        
CONCLUSIÓN

Si nos tomamos el tiempo en crear al personaje con antelación, será más fácil insertarlo en un suceso; sentiremos que se maneja con soltura y que solo estamos redactando lo visto.
         Los personajes son los habitantes de nuestros mundos de fantasía. Si son aburridos, el mundo se torna opaco. Personajes interesantes y complejos permitirán crear una historia mucho más rica e inolvidable.


By Keren Verna



Imágenes: X - X - X - X

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...