jueves, agosto 06, 2015

Cobardía (Off topic)




Ya sabemos que necesitamos matar para comer. Ya sabemos que la vida de una vaca es tan preciosa como la vida de una espinaca arrancada de cuajo. No podemos vivir sin comer. Hemos sido cazadores y somos depredadores. Pero nuestra devastación no tiene referencia en ninguna escala animal. Matamos porque nos  gusta, matamos para sentirnos más importantes, para destruir, por el placer de la destrucción. Nos regodeamos de que somos compasivos pero en el fondo el ser humano aportó miseria a este planeta. No podemos vivir en comunidad, no podemos vivir en paz, no podemos estar en armonía con otras especies. Nos matamos entre nosotros. No es excepción la muerte de un niño. Es cosa cotidiana. Ayer en mi ciudad mataron a un bebé de un mes arrojándolo a un campito. Hace uno días asesinaron a una chica. Portamos a nuestras espaldas las creaciones de armas tan mortíferas que podemos destruir ciudades completas. Cuando hablamos de bajas y de pérdidas cuenta más un balance monetario que el costo de las vidas tanto humanas como de animales y plantas. Sí, jamás escuché hablar de la cantidad de plantas que destruyó una bomba. ¿Se acuerdan de Hiroshima y Nagasaki? ¿Escucharon el horror contado por los sobrevivientes? 
             Las actividades de caza han exterminado seres vivos. Lo que la naturaleza estuvo germinando millones de años, al hombre le bastó tan solo con unos pocos años. Una bala de un cazador destruye en un segundo lo que a la vida le llevó muchos años en hacer crecer. Los lobos marinos de doble pelo se han extinguido en poco tiempo debido al arribo de barcos factorías al sur del América, produciendo matanzas sin control para llevarse las pieles a Europa. Hoy más de 25.000 especies están al borde de la extinción. A este ritmo, quedaremos nosotros sobre esta bola de tierra yerma. Adiós camaleón, adiós tijereta gigante, adiós oso panda, adiós atún rojo, adiós pez globo, adiós orangután de Sumatra, adiós astragaulos, adiós... 
             Si consideramos que como especie estamos en este planeta desde hace unos pocos miles de años veremos que la destrucción que estamos llevando a cabo es alarmante y veloz. 


¿Qué decir de quien agarra un cuchillo y abre a un perro porque se le dio la gana? Quien siente placer por la sangre tiene alma de asesino. Le gusta ver sufrir, se retuerce de emoción ante los coágulos de las víctimas. No tienen cura porque no es una enfermedad sino que es un tema de maldad. Es gente mala y punto. 
          Quienes practican la "cacería deportiva" son cagones. He visto como matan con palos a focas indefensas. Hay que ser bien cagón para pegar a un animal indefenso. Dios me libre de encontrarme un espécimen humano de estos en mi vida. 
           Este mundo está enfermo de patriarcados, de poderes de guerreros malsanos, de guerra, de muerte, de virilidades extendidas con una granada. Hay que verlos vestidos de soldados con armas y destrozando los recursos de África aún considerada coto de caza. Tan mal que ya la han pasado los africanos cuando se los repartieron las "potencias colonialistas" allá en 1884, reparto que incluía recursos y seres humanos. "Vos agarrate ese pedazo de ahí y dame este cacho de acá". Se repartieron un continente entero como si fueran dueños del mundo. África fue  el coto de caza de humanos hace más de cien años y hoy sigue en lo mismo. ¿Cómo es posible que un extranjero se vista de militar en otra tierra, porte armas en otro país y se dedique a matar  sin control?  ¿Cómo es posible que diga luego "mandame la cabecita del león a mi casa"? ¿Acaso eso hacen en su país, salen a destruir los recursos? No, no son iditoas pero sí lo hacen en otros países con la impunidad que le otorga el ser norteamericanos. Las regiones que hoy transitan su mayor pobreza, hay que leerlas en esta historia de rapiña colonialista que permitió a las potencias elevar su poderío y hoy gozar de una situación de primer mundo o desarrollo, según sea la teoría que quieran usar. Igual ha sucedido en América Latina y en otros sitios del planeta.  



Espero que cuando este sistema caiga, todo cae a dios gracias, nos suceda un matriarcado, con mujeres que son mujeres, no aquellas que creen que hay que ser mujer imitando modelos masculinos caducos. Como dijo Deleuze, la esperanza está en ser mujer y ser niño. El modelo de ser varón está caduco. Ojalá que sobrevenga un período de matriarcas, guiados por ancianas y con el amor de madre volcado hacia todas las criaturas. Esta sociedad está enferma de hombres, de varones, de modelos masculinos, de asesinos de niños, de asesinos de animales indefensos, de destructores. 
         Asco para todos los cazan para sentirse valiente exponiendo su cobardía junto a la cabeza cercenada de una foca, de un león o de una cebra. 
         
          
Necesitamos la compasión con urgencia, un período de amor, de cuidado maternal, de crecimiento en comunidad y en armonía. Nuestra Tierra es nuestra madre generosa. Nos rodea la belleza. Está en cada uno saber verla. 
          Estamos unidos a lo venidero. Nuestros actos son semillas arrojadas al futuro. Algunos pasan y dejan muchas semillas arrojadas con fe y con generosidad. Otros pasan y es mejor que no hubieran pasado nunca. Nos astillan sus obras sin misericordia, las llevaremos por generaciones como una nube de humo tóxico. Pero siempre tendremos a los sembradores de vida. Como dice el tango, no es lo mismo vivir que honrar la vida





¡No! Permanecer y transcurrir
no es perdurar, no es existir
¡Ni honrar la vida!
Hay tantas maneras de no ser,
tanta conciencia sin saber
adormecida...
Merecer la vida no es callar y consentir,
tantas injusticias repetidas...
¡Es una virtud, es dignidad!
Y es la actitud de identidad ¡más definida!
Eso de durar y transcurrir
no nos da derecho a presumir.
Porque no es lo mismo que vivir...
¡Honrar la vida!

¡No! Permanecer y transcurrir
no siempre quiere sugerir
¡Honrar la vida!
Hay tanta pequeña vanidad,
en nuestra tonta humanidad
enceguecida.
Merecer la vida es erguirse vertical,
más allá del mal, de las caídas...
Es igual que darle a la verdad,
y a nuestra propia libertad
¡La bienvenida!...
Eso de durar y transcurrir
no nos da derecho a presumir.
Porque no es lo mismo que vivir...
¡Honrar la vida!


Letra: Eladia Blazquez


     Por Keren Verna






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...